Amistad en Cristo - Carlos Aracil Orts

Preguntas y Respuestas

Las profecías de Daniel

Capítulo II

2. Calendario hebreo en la Biblia

 
Versión: 11-06- 2021

 

Carlos Aracil Orts

2. Calendario hebreo en la Biblia. Métodos de computar los años y los meses *

 

Numeración de los años en relación al reinado de los reyes que aparecen en el Antiguo Testamento

Primero de todo, para comprender mejor este apartado, debemos tener en cuenta unas bases o reglas para armonizar las referencias sobre reyes y sus reinados, que proporciona la Biblia, con las que aporta la historia antigua, las cuales presento a continuación.

A) Los años en el calendario de los hebreos no empezaban en enero, sino que tenían dos comienzos, aunque solo uno de ellos era el oficial.

Para ubicar las fechas de los acontecimientos que relata la Biblia y adaptarlos a fechas según nuestro calendario juliano, es necesario tener en cuenta que los años en el calendario de los hebreos no empezaban en enero, sino que tenían dos comienzos: a) el año religioso se iniciaba en primavera (marzo/abril) (Éx. 12:2; 23:15; 34:18; Neh. 2:1; Est. 3:7), en el primero del mes de Abib, que más tarde se lo llamó Nisán –el “mes de las espigas de cereal”, mes del comienzo de la cosecha en Palestina–; y b) el año civil se iniciaba el primero del mes séptimo (Lv. 23:24), conocido como “Tisrhi” o “Tisri”, en otoño, hacia septiembre/octubre. (1) (CBA, t. 2, p.105)

Esta es la razón de indicar dos números para especificar un año de reinado, por ejemplo: 605/604 a.C. o lo que es lo mismo: 605/04 a.C.; es decir, un año completo de reinado podría ser: de primavera del 605 a.C. a primavera del 604 a.C., o bien: de otoño del 605 a.C. a otoño del 604 a.C., en función de que el año haya computado comenzando en primavera (primero de Nisán), o en otoño (primero de Tishri).

B) Los hebreos solían computar los años de reinado con referencia al comienzo del año en otoño, y para los babilonios el año comenzaba en primavera.

Por otro lado, “existe la evidencia de que los años de reinado se computaban a partir del otoño, quizá desde el 1º de Tishri, en el reino hebreo unido (durante el reinado de Salomón), y posteriormente en el reino de Judá, en tiempos de Josías. Por otra parte, en el reino de Israel, al norte, parece haberse usado el año comenzado en primavera para computar los años.” (2) (CBA. T. 2, p. 113).

C) El método usado de computar el tiempo en la Biblia

“El método de computar el tiempo comúnmente usado en la Biblia parece haber sido el cómputo inclusivo, es decir, se contaba tanto la primera unidad de tiempo como la última al calcular la duración de un intervalo. Este método también era corriente en otras naciones de la antigüedad, según lo atestiguan sin lugar a duda ciertos documentos. Una inscripción egipcia registra la muerte de una sacerdotisa el 4º día del 12º mes y dice que su sucesora había llegado el día 15º "cuando habían pasado doce días". Hoy diríamos que al haber transcurrido 12 días a partir del 4º, la fecha sería el 16º día. Los griegos siguieron también el mismo método inclusivo: llamaban penta.terís (período de cinco años) a la olimpíada, o sea el período de cuatro años que transcurría entre los juegos olímpicos. También usaban otros términos numéricos semejantes. Lo habitual entre los romanos era también el cómputo inclusivo.” (3) (CBA, t.2, p.139)

“Por supuesto, los matemáticos y los astrónomos se daban cuenta de que esta forma de computar era matemáticamente inexactas pero persistió su empleo habitual y aún hoy se la usa en el Oriente. En el Occidente el idioma ha preservado algunos vestigios de este sistema: la frase "ocho días" para referirse a una semana, el término católico "octava" de una fiesta, que cae el mismo día una semana después de la primera festividad, los intervalos musicales tales como octava, tercera, quinta, etc., aun el término médico "fiebre terciana", que indica una fiebre que se repite día por medio.

No debería pues sorprendernos encontrar en la Biblia el método inclusivo de computar el tiempo. La más clara demostración de esto es un doble sincronismo en 2 Rey. 18:9,10.”  (4) (CBA, t.2, p. 139-140)

2 Reyes 18:9-12: En el cuarto año del rey Ezequías, que era el año séptimo de Oseas hijo de Ela, rey de Israel, subió Salmanasar rey de los asirios contra Samaria, y la sitió, (10) y la tomaron al cabo de tres años. En el año sexto de Ezequías, el cual era el año noveno de Oseas rey de Israel, fue tomada Samaria. (11) Y el rey de Asiria llevó cautivo a Israel a Asiria, y los puso en Halah, en Habor junto al río Gozán, y en las ciudades de los medos; (12) por cuanto no habían atendido a la voz de Jehová su Dios, sino que habían quebrantado su pacto; y todas las cosas que Moisés siervo de Jehová había mandado, no las habían escuchado, ni puesto por obra.

“El sitio de Samaria duró desde el cuarto hasta el sexto año de Ezequías, años que correspondieron con el séptimo y noveno años de Oseas, respectivamente. Sin embargo, se dice que la ciudad fue tomada ‘al cabo de tres años’. Según el uso moderno, hablaríamos de dos años, restando un número del otro. Evidentemente el autor bíblico hizo el cómputo en forma inclusivo, contando como tres años, el cuarto, quinto y sexto años.” (5) (CBA, t.2,p.140)

“Todo esto ayuda a explicar la supuesta dificultad que surge de los tres días que median entre la crucifixión y la resurrección de Jesús. Los textos dicen así:”

“En tres días”

“Después de tres días

“Tres días y tres noches”

“Tercer día”

Mt. 26:61;24:40

Mt. 27:63

Mt. 12:40

Mt. 16:21;17:23;
Mt. 20:19;
Mt. 27:64

Mr. 14:58

Mr. 8:31

 

Mr. 9:31; 10:34

Jn. 2:19-21

 

 

Lc. 9:22; 24:7,21, Lc. 24:46

(6) (CBA, t.2,p.140)

D) Dos métodos de computar los años de reinado de los reyes del Antiguo Testamento:

“Aunque los años de los reinados equivalían a años de calendario completos, el primero y último años del reinado eran incompletos a menos que el rey ascendiera al trono el día de año nuevo y muriera en el aniversario de su ascensión al trono. Por lo tanto, se veían obligados a hacer el ajuste necesario para realizar el cómputo. Había dos métodos de hacer ese reajuste:

 1) Método de cómputo con año de ascensión al trono; y 2) Método de computar los reinados sin contar el año de ascensión.” (7) (CBA. T. 2, p. 141-142).

En el primer caso, se consideraba primer año de reinado de un rey, el año siguiente al ascensional; y en el segundo caso, el primer año coincidía con el año que ascendía al trono. 

La mejor forma de comprenderlo es que veamos un ejemplo de aplicación al contexto histórico que vamos a analizar: el periodo del reino de Judá desde la cautividad en relación con los reyes de Babilonia:

“Sincronismos entre los reyes de Judá y de Babilonia (CBA, p. 164, t.2)

Los últimos reinados de Judá proporcionan los sincronismos más exactos con el reinado de Nabucodonosor, y por lo tanto con toda la cronología, ya que su 37º año está fijado astronómicamente. Pueden computarse así:

Año de Nabucodonosor
Y fecha histórica

Años reyes de Judá
(otoño a otoño)

Acontecimiento

Fuente bíblica

Año ascensional: 606/605 a.C.

3º año de Joacim

Año exilio de Daniel y primer sitio de Jerusalén

Daniel 1:1

Año 1º : 604/03 a.C.

4º de Joacim:605/04

Jeremías  predica durante 23 años la destrucción de Judá, desde el año 13º de Josías (640-609 a.C.) hasta el año 4º de Joacim (605 a.C.)

Jeremías 25:1-12

Año 8º: 597/96 a.C.

Deportación de Joaquín: 597 a.C.

Reinado: 598/597 a.C.
Deportación de 3.023 judíos

2 Reyes 24:8,12
Jeremías 52:28

Año 18º: 587/86 a.C.

10º de Sedequías: 588/87 a.C.

Segundo sitio de Jerusalén
Deportación de 832 judíos

Jeremías 32:1,2
Jeremías 52:29

Año 19º: 586/85 a.C.

11º de Sedequías: 587/586 a.C.

Caída de Jerusalén: 586 a.C.

2 Reyes 25:2:8
Jeremías 52:5,12

“Estas fechas se basan en el sincronismo del 4.º año de Joacim con el primero de Nabucodonosor, la deportación de Joaquín "a la vuelta del año" (2 Crón. 36: 10) con el 8.º año de Nabucodonosor, y la caída de Jerusalén con el 19.º año de Nabucodonosor, si se tiene en cuenta el año judío de otoño a otoño” (8) (CBA, t.2 p. 164-165).

E) Los meses lunares del calendario hebreo tenían una duración alternativa de veintinueve y treinta días.

“Nada se dice en cuanto al número de días comprendidos en un mes. En épocas posteriores la duración de los meses y los intervalos entre años de 13 meses se calculaban por reglas astronómicas, y se formó un calendario fijo y sistematizado. Pero al principio los meses deben haberse determinado por la observación directa de la Luna. Puesto que las fases de la Luna se repiten cada 29,5 días, aproximadamente, la luna nueva reaparecía al atardecer, al concluir el día 29º ó 30º del mes. Generalmente la duración de los meses alternaba entre 30 y 29 días, pero podían ocurrir variantes. No sólo se trata de las leves variantes en el movimiento de la luna que afectan la uniformidad de los intervalos, sino que las condiciones atmosféricas pueden impedir la visibilidad de la luna nueva. En los escritos judíos posteriores se informa que era costumbre buscar la Luna nueva al final del 29º día. Si se la veía después de la puesta de sol, se calculaba como primero del mes entrante el día que se iniciaba; si no se la veía aún, o si había nubes, ese día era el día 30º. Al día siguiente del 30º siempre comenzaba un nuevo mes, aun si la luna estaba oculta tras las nubes. De este modo, podía producirse una secuencia de dos o aun tres meses de 30 días, aunque esto no era habitual” (9) (CBA, t. 2, pág. 105-106).

F) El calendario hebreo, al estar formado de años lunares de unos 354 días, debía ajustarse cada cierto periodo de número de años, a fin de armonizarlo con el calendario solar.

Por esta razón, en algunas ocasiones, hemos de tener en cuenta que, al estar el calendario hebreo antiguo formado de años lunares de doce meses, aquel debía ajustarse, periódicamente, cada cierto número de años, añadiendo otro mes al final del mes doce (Adar), para armonizar el calendario lunar con el calendario solar, lo que resultaba en años de trece meses; los meses comenzaban con “la luna nueva” y el año era regulado por la cosecha”. (10) (CBA, t. 2 Pág, 103-108).

G) Documentos históricos que establecen la cronología de los reyes del período del cautiverio judío en Babilonia. El Canon de Tolomeo

“Numerosos documentos establecen sin lugar a dudas los reinados de los reyes babilonios y persas durante el período del cautiverio y de la restauración. La mayoría de ellos se han conocido en las últimas décadas. Antiguamente, los eruditos dependían del canon o lista de los reyes recopilado por el astrónomo egipcio Tolomeo en el siglo II d.C.  En el Canon de Tolomeo se da la duración de los reinados sucesivos de monarcas babilónicos, persas, macedonio-egipcios y romanos, desde el 26 de febrero de 747 a.C. hasta el tiempo de Tolomeo, computados según el calendario egipcio” (11) (CBA, t.3, p. 88).

H) Las tablillas de arcilla de Babilonia forman la cronología de este marco histórico

“Desde el surgimiento de la arqueología moderna, la información acumulada de las tablillas de arcilla de Babilonia ha ido formando un cuadro, no sólo del marco histórico sino también de la cronología del período. No importa cuán trivial sea el contenido de esas tablillas, las fechas de una serie de ellas, colocadas en orden cronológico, muestran aproximadamente el momento del año cuando comenzó a reinar cada rey”. (12) (CBA, t.3, p. 89)

“Todas las series de últimas y primeras tablillas que se conocen, confirman la duración de los reinados babilónicos y persas tal como aparecen en el Canon de Tolomeo, y señalan aproximadamente el mes y el día de la entronización del nuevo rey. (Dos tablillas de los anales de Babilonia dan las fechas exactas del comienzo de los reinados de Nabopolasar y Nabucodonosor; véase la obra de Wiseman en la bibliografía de la pág. 86).” (13) (CBA, t.3, p. 89)

“Wiseman, D. J. Chronicles of Chaldean Kings (626-556 B.C.) in the British Museum. London: Trustees of the British Museum, 1961. 99 págs., grabados. Una serie de tablillas, propiedad del museo, pero que no habían sido publicadas (excepto una, en 1923) hasta 1956, con texto, traducción e introducción histórica. Al describir las campañas militares anuales, estas crónicas dan las fechas exactas de la entronización de Nabopolasar y Nabucodonosor, y de la captura de Jerusalén y de su rey (Joaquín) en 597 a.C.; también dilucidan la cuestión del año de la muerte de Josías.” (14) (CBA, t.3, p. 86)

“Las tablillas fechadas también muestran que la parte final del último año calendario del antiguo rey, entre el cambio de mando y el siguiente día de año nuevo (primero de Nisán, en primavera ), se llamaba "comienzo del reinado", o lo que hoy se da en llamar "año de ascensión", mientras que el "año 1" era el primer año calendario completo (en cuanto a la forma de computar "con año de 90 ascensión" y "sin año de ascensión" ver t. II, pág. 150).” (15) (CBA, t.3, p. 89-90)

0. Índice de las profecías de Daniel

 

1. Introducción a las profecías de Daniel

 

2. Calendario hebreo en la Biblia para computar los años y los meses

 

3. Contexto histórico durante el destierro del pueblo de Dios.

 

4. Una perspectiva del libro de Daniel

 

5. Un resumen de las principales profecías de Daniel


6. Prólogo de la Profecía de las setenta semanas

 

7. La Profecía de las setenta semanas

 

8. Conclusión al libro de las profecías de Daniel

 

Quedo a disposición del lector para lo que pueda servirle.

 

Afectuosamente en Cristo

 

Carlos Aracil Orts
www.amistadencristo.com

 

Si deseas hacer algún comentario a este estudio, puedes dirigirlo a la siguiente dirección de correo electrónico: carlosortsgmail.com

 

 

 

 

 


Referencias bibliográficas

*Las referencias bíblicas están tomadas de la versión Reina Valera de 1960 de la Biblia, salvo cuando se indique expresamente otra versión. Las negrillas y los subrayados realizados al texto bíblico son nuestros.

Abreviaturas frecuentemente empleadas:

AT = Antiguo Testamento

NT = Nuevo Testamento

AP = Antiguo Pacto

NP = Nuevo Pacto

Las abreviaturas de los libros de la Biblia corresponden con las empleadas en la versión de la Biblia de Reina-Valera, 1960 (RV, 1960)

pp, pc, pú referidas a un versículo bíblico representan "parte primera, central o última del mismo ".

Abreviaturas empleadas para diversas traducciones de la Biblia:

NBJ: Nueva Biblia de Jerusalén, 1998.

BTX: Biblia Textual

DHHe (D): versión Dios habla hoy con Deuterocanónicos

Jünemann: Sagrada Biblia-Versión de la LXX al español por Guillermo Jüneman

N-C: Sagrada Biblia- Nacar  Colunga-1994

JER 2001: *Biblia de Jerusalén, 3ª Edición 2001

BLA95, BL95: Biblia Latinoamericana, 1995

LBLA: La Biblia de las Américas

BNP: La Biblia de Nuestro Pueblo

NVI 1999: Nueva Versión Internacional 1999

LPD: El Libro del Pueblo de Dios, Levoratti y Trusso

SB-MN: . La Santa Biblia-Martín Nieto

SRV2004: Spanish Reina Valera 2004

Bibliografía citada

(1) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 2, Pág. 105. Publicaciones Interamericanas, 1984
(2) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 2, Pág. 113. Publicaciones Interamericanas, 1984
(3) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 2, Pág. 139. Publicaciones Interamericanas, 1984
(4) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 2, Pág. 139-140. Publicaciones Interamericanas, 1984
(5) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 2, Pág. 140. Publicaciones Interamericanas, 1984
(6) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 2, Pág. 140. Publicaciones Interamericanas, 1984
(7) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 2, Pág. 141-142. Publicaciones Interamericanas, 1984
(8) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 2, Pág. 164-165. Publicaciones Interamericanas, 1984
(9) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 2, Pág. 105-106. Publicaciones Interamericanas, 1984
(10) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 2, Pág. 103-108. Publicaciones Interamericanas, 1984
(11) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 3, Pág. 88. Publicaciones Interamericanas, 1984
(12) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 3, Pág. 89. Publicaciones Interamericanas, 1984
(13) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 3, Pág. 89. Publicaciones Interamericanas, 1984
(14) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 3, Pág. 86. Publicaciones Interamericanas, 1984
(15) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 3, Pág. 89-90. Publicaciones Interamericanas, 1984
(16)  Cid, Carlos y  Riu, Manuel. “Historia de las Religiones”. Pág. 309
(17)  Cid, Carlos y  Riu, Manuel. “Historia de las Religiones”. Pág. 309
(18)  Cid, Carlos y  Riu, Manuel. “Historia de las Religiones”. Pág. 311
(19) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 2, pág. 163-164. Publicaciones Interamericanas, 1984
(20) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 3, pág. 93. Publicaciones Interamericanas, 1984
(21)  Cid, Carlos y  Riu, Manuel. “Historia de las Religiones”. Pág. 312
(22) La Biblia Dios Habla Hoy (Notas) (DHHn) al texto del libro de  Daniel (1:21)
(23) Imperio Babilónico (2020). Recuperado de Historia Universal. https://mihistoriauniversal.com/edad-antigua/imperio-babilonico
(24) Nabonido, el último rey de Babilonia. https://historia.nationalgeographic.com.es/a/nabonido-ultimo-rey-babilonia_8189
(25) Ibid.
(26) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 3, pág. 93. Publicaciones Interamericanas, 1984
(27)  Cid, Carlos y  Riu, Manuel. “Historia de las Religiones”. Pág. 314
(28) Aracil Orts, Carlos. https://amistadencristo.com: ¿Es el Arcángel Miguel el que detiene al Anticristo?, El dragón, la bestia, los reinos mundiales y el Reino de Dios
(29) Imperio Babilónico (2020). Recuperado de Historia Universal. https://mihistoriauniversal.com/edad-antigua/imperio-babilonico
(30) Ibid.
(31) Nabonido, el último rey de Babilonia. https://historia.nationalgeographic.com.es/a/nabonido-ultimo-rey-babilonia_8189
(32) Imperio Babilónico (2020). Recuperado de Historia Universal. https://mihistoriauniversal.com/edad-antigua/imperio-babilonico
(33) Nabonido, el último rey de Babilonia. https://historia.nationalgeographic.com.es/a/nabonido-ultimo-rey-babilonia_8189
(34) Imperio Babilónico (2020). Recuperado de Historia Universal. https://mihistoriauniversal.com/edad-antigua/imperio-babilonico
(35) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 4, pág. 842. Publicaciones Interamericanas, 1984
(36) Ibid.
(37) Ibid. Pág. 843
(38) Ibid. Pág. 844
(39) Anderson Steven. Darío el medo: una solución a su identidad | TruthOnlyBible
(40) Alejandro Magno - Wikipedia, la enciclopedia libre
(41) Antíoco IV Epífanes - EcuRed
(42) Ibid.
(43) Biblia de Jerusalén (NBJ, 1998), pág. 609.  Editorial Desclée Brouwer, S.A., 1998, Bilbao.
(44) Ibid. pág. 658
(45) Aracil Orts, Carlos. https://amistadencristo.com: La profecía de los 2.300 días-años y el juicio investigador
(46) Imperio Babilónico (2020). Recuperado de Historia Universal. https://mihistoriauniversal.com/edad-antigua/imperio-babilonico
(47) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 4, págs. 878-879. Publicaciones Interamericanas, 1984
(48) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 4, págs. 879. Publicaciones Interamericanas, 1984
(49) Ivorra, Carlos. Profesor de la Universidad de Valencia. https://www.uv.es/ivorra/index.html: El año cero no existe (uv.es)
(50) Ibid.
(51) Comentario bíblico Adventista Séptimo día. Tomo 4, págs. 879. Publicaciones Interamericanas, 1984
(52) Felipe del Rey, Pedro de, 2000: Jesús de Nazaret  (Un Personaje histórico), pág. 69. Ediciones Garfisus, S.L. Sector Oficios,23;  28760 Tres Cantos (Madrid)
(53) Ivorra, Carlos. Profesor de la Universidad de Valencia.
(54) Ivorra, Carlos, Profesor de la Universidad de Valencia. https://www.uv.es/ivorra/Historia/Imperio_Romano/SigloIg.htm 50 - 70 (uv.es))
(55) Ibid.

 

© Carlos Aracil Orts. Derechos reservados. No obstante, se concede permiso de reproducir cualquier contenido de este sitio Web, con las siguientes condiciones: (1) Que no sea usado con objetivos comerciales. No se permite la venta de este material. (2) En todo caso, se debe incluir claramente la dirección de este sitio web: www.amistadencristo.com, y el nombre del autor o autores que figuren en cada estudio o artículo publicado en esta web. (3) Se ha de dar reconocimiento también a otros autores y a sus respectivas fuentes originales del material que se haya usado en la composición y redacción del contenido de esta web, manteniendo las referencias textuales con derechos de autor (copyright).

 

Carlos Aracil Orts

www.amistadencristo.com

 

 

 

 

<Anterior><Arriba> <Siguiente>