¿Cuáles son nuestras metas?

El principal propósito que nos mueve a publicar esta página web es testificar al mayor número de personas posible, el amor de Dios que hemos experimentado en nuestra vida, como resultado de leer, estudiar y meditar en su Palabra, la Biblia.

A medida que vamos conociendo, comprendiendo, asimilando y obedeciendo más la Palabra de Dios, mejora nuestra relación con Dios y con nuestros semejantes, aumenta nuestra fe y confianza en Él, y nuestra paz espiritual y capacidad de amar crece cada día.

Deseamos que nuestra meta esté en armonía con la gran comisión de predicar el evangelio de salvación a todas las naciones, que encomendó Jesús a sus discípulos:

Mateo 28: 19, 20: "por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Creemos que la Biblia contiene toda verdad necesaria para la salvación, y que es imprescindible, si queremos avanzar hacia la perfección, que nos alimentemos diariamente de su Palabra, "hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;” (Efesios 4:14).

En nuestra opinión, ninguna denominación o iglesia cristiana organizada ha alcanzado a comprender y aceptar todas las grandes verdades reveladas en la Biblia. Por eso, insistimos que es necesario que todo creyente, con humildad, estudie, investigue y compruebe por sí mismo, si lo que le enseña la iglesia a la que pertenece se ajusta adecuadamente a la Revelación de Dios.

Las congregaciones de creyentes no deberían estar encerradas ni encorsetadas rígidamente en una lista de doctrinas o creencias inamovibles, que ni siquiera se pueden matizar o ampliar, sino que sería conveniente promover debates entre los miembros, para que basándose en la Biblia, aportasen también su entendimiento de la misma, y con argumentaciones adecuadas, enriquecieran a los demás. Nuestro propósito no es respaldar las polémicas, ni las contenciones y disensiones, sino estimularnos al estudio sistemático de la Biblia, con apertura de miras, tratando de acercarse a la misma, con toda humildad, sin ideas preconcebidas, sin apasionamiento partidista y egoísta, con sólo la actitud humilde, del que ama la verdad y desea conocer mejor a Dios y a su voluntad, para llegar "a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;”  (Efesios 4:14).

Por otra parte, puesto que siempre he adolecido de tener pocos amigos sinceros, me gustaría, desde este espacio de Internet, comunicarme y hacer amistad con todo tipo de personas que tengan inquietudes espirituales, que no se conformen a las cosas de este mundo, que busquen a Dios, que no estén demasiado satisfechos consigo mismos, y que deseen encontrar y dar sentido a la vida. Hagamos con nuestra vida lo que nos recomienda San Pablo en Romanos 12: 1,2: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. (2) No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

No vinimos a este mundo sólo para tener una vida más o menos prolongada en el tiempo, con muchos o pocos sinsabores, sufrimientos o alegrías. Estamos aquí para algo más que trabajar, comer, gozar, sufrir, y creer que la muerte es el final de todas las cosas.

Soy un estudiante de la Biblia que pretende, fundamentándose sólo en la misma, vivir y obedecer sus enseñanzas. Creo ser un cristiano independiente, puesto que ya no soy miembro de ninguna denominación religiosa hasta el día de hoy. El motivo se debe a no haber encontrado una iglesia que se ajuste a las premisas citadas antes. No obstante, siento y pienso firmemente que formo parte del cuerpo de Cristo, y que pertenezco a su iglesia universal, la que Cristo amó, “y se entregó a sí mismo por ella” (Efesios 5:25 úp. Véase también Efesios 4:3-6; 1ª Corintios 12:12-27; etc.). Por todo esto es por lo que me gustaría compartir con otros, las investigaciones y conocimientos adquiridos de dicho estudio, y establecer vínculos de amistad con personas que lo deseen.

Juan 15:12-14:

 “Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros, como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.”

 

Rio vegetacion

 

<Arriba>

Usted es el visitante: