Amistad en Cristo - Carlos Aracil Orts

Preguntas y Respuestas

Comentario al Apocalipsis

6. Los seis primeros Sellos

 
Versión: 01-04- 2022

 

Carlos Aracil Orts

Introducción

“Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira.”(6:1)

En este capítulo 6, el Cordero va abriendo uno por uno los seis primeros sellos que impedían ver el desarrollo de la historia de la humanidad, especialmente en lo que afecta a la Iglesia.

Explicación resumida de los seis primeros sellos:

“[…] Los siete sellos revelan la guerra espiritual, en la cual con desesperante regularidad hay derramamiento de sangre y muerte. Para empezar, el jinete con el arco llega a conquistar en esa guerra. Pero el jinete que lleva la espada, mata. El jinete con las balanzas trae hambre. El jinete seguido por "el sepulcro" mata con espada, hambre, muerte y bestias fieras. El quinto sello describe a los santos que claman por vindicación. El sexto describe a los impenitentes, que han ignorado el llamado al arrepentimiento en esta guerra espiritual, que piden a la naturaleza que los destruya. Este es el clímax de la historia. El capítulo termina preguntando: "El gran día de su ira ha llegado, ¿y quién podrá sostenerse?" (Apoc. 6:17). Y cuando al fin se abre el séptimo sello, se ven los santos triunfantes ante el trono de Dios. Son conquistadores victoriosos en Cristo.” (Apuntes curso anónimo) (102)

Contenido capítulo 6: Los seis primeros Sellos

“Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira. (2) Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer. (3) Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira. (4) Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada. (5) Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. (6) Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino. (7) Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira. (8) Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra. (9) Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. (10) Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? (11) Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos. (12) Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; (13) y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. (14) Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. (15) Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; (16) y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; (17) porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?“ (Apocalipsis 6:1-17)

Comentario capítulo 6: Los seis primeros Sellos

Primer sello: “Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer” (6:2)

El caballo blanco simboliza al Evangelio del Reino de Dios, y el jinete representa a la Iglesia que lo predica por todo el mundo, “para testimonio a todas las naciones” (Mt. 24:14), hasta el fin del mundo. La corona es el símbolo de la victoria de la Iglesia.

“El jinete lleva una corona de victoria, y un arco y flechas, instrumentos de guerra. Esto simboliza la iglesia del primer siglo del cristianismo, en su victoriosa guerra espiritual” (Apuntes curso anónimo) (103)

Segundo sello: “Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira. (4) Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada.” (6:3-4)

“Esto representa el segundo período de la historia, desde el año 100 al 313, los años de la persecución romana de la Iglesia. El rojo simboliza el derrame de la sangre.

En el segundo período después de la cruz, se levantó una severa persecución contra los creyentes. El martirio del pueblo de Dios continuó con diferente grado de intensidad y odio, hasta la conversión de Constantino en el siglo cuarto. Pero en esta visión hay más de un nivel de significado, lo que es un rasgo prominente en la literatura apocalíptica. Cada sello que se abre, primero se refiere a un período de la historia. Pero en segundo sentido, el sello, una vez abierto, continúa. Aun en el período de la persecución por manos de los emperadores romanos y de los fanáticos judíos, el conquistador caballo blanco siguió su avance. La ganancia de adeptos continuó a un ritmo asombroso. La sangre de los mártires llevó a millones a considerar las demandas de Cristo, y muchos lo aceptaron por Señor y Salvador, y estuvieron dispuestos a dar su vida, si fuera necesario, por el que ya había dado su vida por ellos.

Así, el segundo período corresponde a la segunda iglesia, Esmirna, del año 100 al 313.” (Apuntes curso anónimo) (104)

Tercer sello: Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. (6) Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino.” (6:5-6)

“Uno de los seres vivientes anuncia el astronómico precio de los alimentos. Esto representa el cuarto período de la historia desde el 313 al 538. En esos años la iglesia transigió con las doctrinas de Cristo y se levantó en el mundo una gran hambre espiritual de la Palabra de Dios. El negro simboliza la apostasía, en contraste con el blanco, símbolo de pureza durante el primer sello.”

En los sellos la apostasía se ve en marcado contraste con el caballo blanco. Después que se alivió la persecución y el cristianismo llegó a ser la religión del estado en el imperio romano, la iglesia empezó a aceptar la teología y la doctrina pagana. En los años que siguieron a la "conversión" de Constantino, entraron en la iglesia la mayoría de las doctrinas que más tarde tuvo que combatir la Reforma Protestante.

El segundo símbolo de este tercer sello es la balanza en la mano del jinete. […] Se refiere a la carestía de la Palabra de Dios. Encontrar la Palabra en su debido lugar, en la iglesia era muy raro. Había entonces hambre de la Palabra de Dios, de la verdad de Dios, y de la doctrina de Dios. La apostasía había cobrado un temible precio.

[…] El tercer sello corresponde al período de Pérgamo, desde el 313 al 538.” (Apuntes curso anónimo) (105)

Cuarto sello: “Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira. (8) Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra.” (6:7-8)

“Cuando se abre el cuarto sello, un caballo pálido, jineteado por la Muerte y seguido por el sepulcro, sale a la escena, lo que representa el cuarto período de la historia, desde el 538 a 1517. Aquí se describe la lucha mortal de la iglesia durante la Edad Oscura. En esos años la iglesia [verdadera] casi dejó de existir.

Durante la Edad Media apareció la espada del error, contraria a la espada del Espíritu. El hombre le dio forma y usó a esa espada del error de acuerdo a la voluntad humana. Esto significó que continuaba el hambre por la verdad inspirada por el Espíritu Santo. Esa hambre condujo a la muerte espiritual, y las víctimas llegaron a ser la presa legal de la satánica trinidad, identificada en capítulos ulteriores del Apocalipsis como el dragón, la bestia y el falso profeta. Estas "fieras de la tierra" condujeron a los hombres y mujeres a su muerte eterna. En contraste, la divina Trinidad ministra a nuestra salud espiritual y nos ofrece la vida eterna.

El cuarto sello corresponde a la cuarta iglesia, Tiatira, y se extiende desde el año 538 hasta 1517. ” (Apuntes curso anónimo) (106)

Quinto sello: Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. (10) Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? (11) Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.” (6:9-11)

“No se ven más caballos ni jinetes. El quinto sello describe el altar del atrio del Santuario, con la sangre de los sacrificios por el suelo, símbolo del sacrificio de los mártires cristianos. Formulan una urgente pregunta: "¿Cuándo terminará esta matanza y esta hambre espiritual? ¿Cuándo serán exaltados los justos, y los impíos reprimidos?"

Cuando la iglesia salió de la Edad Media "ensangrentada pero invicta”, un sentimiento de frustración cercano al enojo se desarrolló entre los fieles. ¿Por qué permitió Dios que su iglesia fuera profanada por la apostasía, y sufriera el martirio por toda Europa? El profeta afirma que la sangre de esos innumerables millones clamaba al pie del altar del sacrificio: "¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?" (Apoc. 6: 10). El mismo clamor se levantó de los labios del Salmista: '¿Hasta cuándo, oh Jehová, se gozarán los impíos?’ (Sal. 94:3). Y también el profeta Habacuc pregunta: '¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré, y no oirás?’ (Hab. 1:2).

[…] Jorge Eldon Ladd, profesor del Nuevo Testamento en el Seminario Teológico Fuller, dice: "El hecho de que Juan vio las almas de los mártires bajo el altar no tiene nada que ver con el estado de los muertos y de su situación en el estado intermedio; esa visión es meramente una manera de describir el hecho que han sido martirizados por el nombre de su Dios”.

El quinto sello corresponde a la quinta iglesia, Sardis, 1517 a 1755, de la cual se dice: "Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están por morir" (Apoc. 3:2)”. (Apuntes curso anónimo) (107)

Sexto sello: “Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; (13) y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. (14) Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. (15) Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; (16) y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; (17) porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?“ (6:12-17).

“Este sello incluye cuatro fenómenos: un gran terremoto y las señales en el sol, la luna y las estrellas. El terremoto de Lisboa sucedió en 1755, el oscurecimiento del sol y  la conversión de la luna en sangre en 1798, y las estrellas cayeron en 1799 y 1833. Son las claras indicaciones del inminente fin que Dios anuncia. Las últimas palabras del sexto sello describen a los impíos al ver el regreso de Cristo y su desesperado intento de esconderse. Entonces !os sellos son interrumpidos por el capítulo 7 siguiente del "sellamiento". Las últimas palabras del capítulo 6 preguntan: “¿Quién podrá sobrevivir?” El capítulo 7 responde quién, los que han elegido estar de parte del Señor Jesús.”

El sexto sello trata los eventos que llevan a la segunda venida de Cristo. Esto va seguido de una breve digresión para presentar una escena de incomparable esplendor en el cielo, Apocalipsis 7. Entonces, Juan vuelve y describe brevemente el séptimo sello, y sin mucha espera procede con las siete trompetas y sus turbulentas escenas de caos y confusión. El sexto sello cubre los períodos de la sexta y séptima iglesias.

[…]
En el sexto período de la historia, que corresponde a la sexta y séptima iglesia (1755 hasta el fin), ya sucedieron algunos fenómenos astronómicos que cumplen estas palabras. Es interesante notar que cuando el Señor mencionó los tres últimos eventos (Mat 24:29), dijo a los discípulos que esperasen su cumplimiento en el período que seguiría a la gran tribulación de la Edad Oscura. El Renacimiento abrió las puertas de luz a la oscuridad de aquellos tiempos, y ayudó a preparar el camino para la Reforma Protestante. Las iluminadoras señales se cumplieron precisamente a tiempo.” (Apuntes curso anónimo) (108)

“E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. (30) Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. (31) Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.” (Mateo 24:29-31)

Sin embargo, notemos que los acontecimientos finales, como son el derramamiento de las plagas correspondientes a cada una de las siete trompetas (8:6-13; 9:1-21; 11:15-19), no se llevan a cabo, hasta la apertura del séptimo sello, el cual es abierto en el capítulo 8, una vez que en el capítulo 7, se produzca “el sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios” (7:3úp). Por tanto, entendemos que los siete sellos revelan los acontecimientos que afectarán a todos los seres humanos, pero especialmente a la Iglesia de Cristo, desde su establecimiento en el día de Pentecostés del año 30 d.C., hasta el día del fin del mundo con la segunda venida de Cristo.

Si Dios lo permite y me sigue dando fuerzas, mi próximo estudio bíblico consistirá en comentar el  capítulo 7 siguiente del libro del Apocalipsis de San Juan: 7. Los 144.000 sellados y la gran multitud en el Cielo

 

Quedo a disposición del lector para lo que pueda servirle.

 

Afectuosamente en Cristo

 

Carlos Aracil Orts
www.amistadencristo.com

 

Si deseas hacer algún comentario a este estudio, puedes dirigirlo a la siguiente dirección de correo electrónico: carlosortsgmail.com

 

 

<Anterior><Arriba> <Siguiente>

 

 

 


Referencias bibliográficas

*Las referencias bíblicas están tomadas de la versión Reina Valera de 1960 de la Biblia, salvo cuando se indique expresamente otra versión. Las negrillas y los subrayados realizados al texto bíblico son nuestros.

Abreviaturas frecuentemente empleadas:

AT = Antiguo Testamento

NT = Nuevo Testamento

AP = Antiguo Pacto

NP = Nuevo Pacto

Las abreviaturas de los libros de la Biblia corresponden con las empleadas en la versión de la Biblia de Reina-Valera, 1960 (RV, 1960)

pp, pc, úp referidas a un versículo bíblico representan "parte primera, central o última del mismo ".

Abreviaturas empleadas para diversas traducciones de la Biblia:

NBJ: Nueva Biblia de Jerusalén, 1998.

BTX: Biblia Textual

DHHe (D): versión Dios habla hoy con Deuterocanónicos

Jünemann: Sagrada Biblia-Versión de la LXX al español por Guillermo Jüneman

N-C: Sagrada Biblia- Nacar  Colunga-1994

JER 2001: *Biblia de Jerusalén, 3ª Edición 2001

BLA95, BL95: Biblia Latinoamericana, 1995

LBLA: La Biblia de las Américas

BNP: La Biblia de Nuestro Pueblo

NVI 1999: Nueva Versión Internacional 1999

LPD: El Libro del Pueblo de Dios, Levoratti y Trusso

SB-MN: . La Santa Biblia-Martín Nieto

SRV2004: Spanish Reina Valera 2004

 

Bibliografía citada

 

(1) Strong, Diccionario griego español

(2) versión parafraseada del Apocalipsis extraída del Curso anónimo sobre Apocalipsis

(3) Ibíd.

(4) Relación de algunos de los diversos Comentarios bíblicos del Apocalipsis leídos

Shappley de Álamo, Homero,  APOCALIPSIS Análisis de las profecías y visiones, 2007

Taylor,  R. A. Apocalipsis: Un Comentario de Referencia, 20/06/1998

MacArthur, John, Comentario MacArthur del Nuevo Testamento: Apocalipsis, Editorial Portavoz, 2010.

Mounce, Robert H. Comentario al libro del Apocalipsis, Editorial Clie, 2007

Maxwell, C. Mervyn, Dios revela el futuro, el mensaje de Apocalipsis, t.2, Publicaciones Interamericanas, 1989

(5) Barclay, William, p. 5, 0283 Comentarios completos N.T. Apocalipsis C.T.C. 01-02-0283-14. Editorial CLIE, 1991

(6) Mounce H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 41,  Editorial Clie, 2007

(7) Apocalipsis - Wikipedia, la enciclopedia libre,

(8) Juan el Apóstol - Wikipedia, la enciclopedia libre

(9) Mounce H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 42,  Editorial Clie, 2007, 

(10) https://es.wikipedia.org/wiki/Apocalipsis

(11) Juan el Apóstol - Wikipedia, la enciclopedia libre

(12) Ibíd.

(13) Ibíd.

(14) Ibíd.

(15) Ibíd.

(16) Ibíd.

(17) Ibíd.

(18) Ibíd.

(19) Ibíd.

(20) Ibíd.

(21) Ibíd.

(22) Mounce H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 61-62,  Editorial Clie, 2007 

(23) Mounce H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 42,  Editorial Clie, 2007

(24) Persecución a cristianos en el Imperio romano - Wikipedia, la enciclopedia libre

(25) Ibíd.

(26) Ibíd.

(27) Goena, Fernando y Lasheras, Juan, Historia de la Iglesia - Edad Antigua (gecoas.com)

(28) Juan el Apóstol - Wikipedia, la enciclopedia libre

(29) Ibíd.

(30) Goena, Fernando y Lasheras, Juan, Historia de la Iglesia - Edad Antigua (gecoas.com)

(31) Juan el Apóstol - Wikipedia, la enciclopedia libre

(32) Ibíd.

(33) Mounce H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 53,  Editorial Clie, 2007

(34) Ibíd. 54-55

(35) Ibíd., p. 57-58

(36) Ibíd., p. 66

(37) Ibíd., p. 67

(38) Ibíd., p. 67

(39) Truman, Cliff, Comentario a Apocalipsis, p.25

(40) Ibíd., p. 25

(41) Ibíd., p. 25-26

(42) Apocalipsis - Wikipedia, la enciclopedia libre

(43) Mounce, H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 69,  Editorial Clie, 2007

(44) Ibíd., p. 69

(45) Truman, Cliff, Comentario a Apocalipsis, p.24

(46) Mounce, H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 83,  Editorial Clie, 2007

(47) Ibíd., p. 84

(48) Apuntes anónimos Curso sobre el libro de Apocalipsis.

(49) Ibíd.

(50) Truman, Cliff, Comentario a Apocalipsis, p.3

(51) Mounce H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 85,  Editorial Clie, 2007
(52) Emperadores romanos que buscaron destruir el cristianismo y fracasaron (aciprensa.com)Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en National Catholic Register.
(53) Mounce H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 84,  Editorial Clie, 2007

(54) Ibíd., p. 87-88

(55) Ibíd., p. 88

(56) Ibíd., p. 89-90

(57) Ibíd., p. 92-93

(58) Ibíd., p. 93

(59) Ibíd., p. 93-94

(60) Ibíd., p. 94-95

(61) Ibíd., p. 95

(62) Ibíd., p. 96

(63) Ibíd., p. 96-98

(64) Ibíd., p. 99-100

(65) Ibíd., p. 100-101

(66) Ibíd., p. 101

(67) Ibíd., p. 102

(68) Ibíd., p. 102

(69) Ibíd., p. 102

(70) Apuntes anónimos Curso sobre el libro de Apocalipsis

(71) Mounce H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 103,  Editorial Clie, 2007

(72) Ibíd., p. 103

(73) Apuntes Curso sobre el libro de Apocalipsis

(74) Mounce H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 102,  Editorial Clie, 2007

(75) Ibíd., p. 103

(76) Ibíd., p. 104

(77) Ibíd., p. 105

(78) Ibíd., p. 106

(79) Ibíd., p. 106

(80) Ibíd., p. 106

(81) Ibíd., p. 107

(82) Ibíd., p. 107

(83) Ibíd., p. 108

(84) Ibíd., p. 108-109

(85) Ibíd., p. 109-110

(86) Ibíd., p. 111

(87) Ibíd., p. 112

(88) Apuntes anónimos Curso sobre el libro de Apocalipsis

(89) Mounce H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 103,  Editorial Clie, 2007

(90) Ibíd., p. 103

(91) Apuntes anónimos Curso sobre el libro de Apocalipsis

(92) Mounce H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 103,  Editorial Clie, 2007

(93) Ibíd., p. 103

(94) Apuntes anónimos Curso sobre el libro de Apocalipsis

(95) Ibíd.

(96) Diccionario de la iglesia primitiva (p.124).  www. ElCristianismoPrimitivo.com. Compilado por Brian Gray y editado por Anthony Hurtado Este diccionario es obsequiado al dominio público. No tiene derechos reservados www. ElCristianismoPrimitivo.com

(97) García de Cortazar, José ángel y Ruiz de Aguirre, Universidad de Santander, Valdeon Baruque Julio, Universidad de Valladolid; Gran Historia Universal, tomo XI, p. 83, Ediciones Najera (S.A. de Promociones y Ediciones Club Internacional del Libro, Madrid)

(98) Diccionario bíblico (módulo e-Sword)

(99) Ibíd.

(100) Aracil, Orts, Carlos, <https://amistadencristo.com>.  ¿Reinarán Cristo y sus santos un Milenio en la Tierra restaurada?, … p.23-25

(101) Mounce, H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 543,  Editorial Clie, 2007

(102) Apuntes anónimos Curso sobre el libro de Apocalipsis

(103) Ibíd.

(104) Ibíd.

(105) Ibíd.

(106) Ibíd.

(107) Ibíd.

(108) Ibíd.

(109) Ibíd.

(110) Ibíd.

(111) Ibíd.

(112) Aracil, Orts, Carlos, <https://amistadencristo.com>.  El dragón, la bestia, los reinos mundiales y el Reino de Dios,  ¿Es el Arcángel Miguel el que detiene al Anticristo?

(113) Aracil, Orts, Carlos, <https://amistadencristo.com>.  El dragón, la bestia y el falso profeta

(114) Auge y disolución de la Unión Soviética (lavanguardia.com)

(115) http://es.wikipedia.org/wiki/Imperio_romano

(116) Aracil, Orts, Carlos, <https://amistadencristo.com>.  El dragón, la bestia, los reinos mundiales y el Reino de Dios,  

(117)  Bentué, Antonio,  Profesor de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Introducción a la Historia de las religiones (pág. 191).

(118) Ibíd., ps. 191-192.  (Extraído de  Aracil, Orts, Carlos,  ¿Es el Arcángel Miguel el que detiene al Anticristo?)

(119) Aracil, Orts, Carlos, <https://amistadencristo.com>.  El dragón, la bestia, y el falso profeta,

(120) Mounce H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 366-367,  Editorial Clie, 2007

(121) Ibíd., p. 369

(122) Ibíd., p. 387-388

(123) Ibíd., p. 410-411

(124) Ibíd., p. 413-414

(125) Ibíd., p. 411-412

(126) Ibíd., p. 411

(127) Ibíd., p. 415

(128) Ibíd., p. 416

(129) Bentué, Antonio,  Profesor de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Introducción a la Historia de las religiones (pág. 191-192).

(130) http://es.wikipedia.org/wiki/Sacro_Imperio_Romano_Germ%C3%A1nico

(131) Bentué, Antonio,  Profesor de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Introducción a la Historia de las religiones (pág. 191-192).

(132)  https://es.wikipedia.org/wiki/Napole%C3%B3n_Bonaparte

(133) https://es.wikipedia.org/wiki/Estados_Pontificios

(134) http://es.wikipedia.org/wiki/Sacro_Imperio_Romano_Germ%C3%A1nico

(135)https://es.wikipedia.org/wiki/Uni%C3%B3n_Sovi%C3%A9tica

(136) Ibíd.

(137) Dominación del mundo - Wikipedia, la enciclopedia libre

(138) https://nanopdf.com/download/los-estados-pontificios_pdf

(139) Biblioteca Nacional de España (bne.es)

(140) https://es.wikipedia.org/wiki/Estados_Pontificios

(141) https://es.wikipedia.org/wiki/Napole%C3%B3n_Bonaparte

(142) https://es.wikipedia.org/wiki/Estados_Pontificios

(143) Ibíd.

(144) Ibíd.

(145) Catecismo de la Iglesia Católica, 2121

(146) Aracil, Orts, Carlos,https://amistadencristo.com. El dragón, la bestia, y el falso profeta

(147) Mounce H. Robert, en su libro Comentario al libro de Apocalipsis, p. 534,  Editorial Clie, 2007

(148) Ibíd., p. 532

(149) Ibíd., p. 534

(150) Ibíd., p. 535

(151) Ibíd., p. 538

(152) Ibíd., p. 540-541

(153) Ibíd., p. 541

(154) Ibíd., p. 541-542

(155) Ibíd., p. 543

(156) Ibíd., p. 544

(157) Ibíd., p. 544

(158) Ibíd., p. 548

 

 

© Carlos Aracil Orts. Derechos reservados. No obstante, se concede permiso de reproducir cualquier contenido de este sitio Web, con las siguientes condiciones: (1) Que no sea usado con objetivos comerciales. No se permite la venta de este material. (2) En todo caso, se debe incluir claramente la dirección de este sitio web: www.amistadencristo.com, y el nombre del autor o autores que figuren en cada estudio o artículo publicado en esta web. (3) Se ha de dar reconocimiento también a otros autores y a sus respectivas fuentes originales del material que se haya usado en la composición y redacción del contenido de esta web, manteniendo las referencias textuales con derechos de autor (copyright).

 

Carlos Aracil Orts

www.amistadencristo.com

 

 

 

 

<Anterior><Arriba> <Siguiente>