Amistad en Cristo - Carlos Aracil Orts

Preguntas y Respuestas

Miscelánea

 

¿No es posible una interpretación objetiva de la Biblia?

 
Versión: 12-04-12

 

Carlos Aracil Orts

1. Introducción*

Con el presente artículo intento responder a mi hermano y buen amigo Josep Lluís Mira que me ha escrito un correo, en el que me da su opinión sobre la última parte del debate, que he sostenido con mi apreciado amigo Andrés. Concretamente me refiero a los artículos titulados: “¿Qué entendemos por humildad?” y “¿Cuál es la interpretación correcta de la Biblia?”. Como tengo por costumbre, voy a ir transcribiendo los comentarios de mi amigo Josep Lluís, y a comentarlos a mi vez.

Hola Carlos

En parte le doy la razón a tu amigo Andrés. No creo que sea posible una interpretación "objetiva" de la Biblia que a todos pueda convencer. Es inevitable que en la relación entre un "yo" (cada uno de nosotros) y "algo externo a nosotros" (por ejemplo la Biblia) surja una perspectiva, un punto de vista..., al fin y al cabo: una interpretación.

Plantear la hipótesis de un posible conocimiento objetivo en cualquier campo es partir de una gran ingenuidad epistemológica.

Por otra parte, como seres racionales, sí podemos confiar en que EXISTE la Verdad Objetiva, porque es una exigencia de la Razón (así...con mayúsculas). El problema es que esa Verdad Objetiva está fuera de nuestro alcance y sólo podemos aproximarnos a ella cotejando (es decir: comparando) las diversas versiones e interpretaciones. Eso lleva a que el camino de la ciencia humana sea en verdad inacabable (lo cual, al fin y al cabo, nos proporciona abundante entretenimiento para nuestras inquietas mentes). (Josep Lluís Mira).

Primero de todo, agradecer tu escrito en el que me das tu opinión sobre el debate que sostengo con mi amigo Andrés. Por cierto, son muy buenos comentarios que aprecio y valoro, y estoy también de acuerdo con ellos, pero solo en parte.

De acuerdo que las cosas no son lo que parecen a simple vista, con solo un análisis superficial, y que muchas veces una verdad no está compuesta de un solo color, ni se pueda calificar de totalmente blanca o negra, sino que consta de una buena gama de grises o colores intermedios, que podrían ser las distintos puntos de vista o facetas de esa verdad. Por eso es bueno que existan distintos puntos de vista que aumenten la perspectiva y el conocimiento de esa verdad. Sin embargo, que la complementen o la hagan más rica no es compatible con interpretaciones que se contradigan, pues no es posible que la verdad contenga conceptos que sean opuestos o se nieguen entre ellos mismos.

Las ciencias humanísticas como la Filosofía, la Psicología, la Historia e incluso la Medicina no son, obviamente, como las ciencias exactas, en las que el producto de dos por dos da siempre cuatro como resultado invariable. Nos estamos refiriendo a que las palabras suelen tener muchos significados, pero cuando se utilizan como es frecuente dentro de una frase, de un párrafo y de un determinado contexto y época, su sentido debe quedar en la mayoría de los casos completamente definido. Pero, además, el sentido que debe extraerse de las frases debe estar en armonía con el contexto inmediato, con el del libro o epístola de que se trate y con el resto de libros que componen la Biblia.

Cuando dices que le das la razón a mi amigo Andrés no sé a qué te refieres. ¿En qué le das la razón? ¿En que, como él, tampoco consideras inspiradas las cartas del apóstol san Pablo? ¿También crees que sin la Tradición no hay Biblia, y que por tanto, aquella estaría por encima de ésta? O ¿en que Jesucristo no murió en la cruz para pagar la deuda por el pecado como un rescate exigido por Dios?

¿Estás de acuerdo, como mi amigo Andrés, en la interpretación de dicha doctrina que hacen los siguientes autores, con los siguientes términos?:

“[…] Además de ser un mito ancestral, está en contra de la idea de Dios que el mismo Jesús despliega en todo el evangelio. Un Dios que es amor, que es Padre, no casa en absoluto con el Señor que exige el pago de una deuda hasta el último centavo” (Fray Marcos)1.
 
“[…] Pablo presenta la fe como fe en Cristo crucificado, que sufrió y murió por nuestros pecados, y que así, con su pasión y su muerte, se constituyó en "sacrificio" de "expiación", que aplacó la ira de Dios contra los pecadores. Hasta el punto de que Pablo llega a decir que Dios "no perdonó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros" (Rom 8, 32). Como es lógico, la fe que resulta de todo esto es una fe que: 1) consiste en aceptar verdades que no podemos conocer porque no están a nuestro alcance; 2) consiste en aceptar a un Dios que necesita el sufrimiento y la muerte de su propio Hijo, para perdonar a los que le ofenden, 3) consiste, por tanto, en creer lo que no podemos comprobar, ni demostrar, creer algo increíble, absurdo, que parece, más una patología mental, que una virtud o excelencia que merezca recompensa alguna”. (José María Castillo)2

En los epígrafes que siguen vamos a desarrollar estas ideas.

2. ¿No es posible una interpretación objetiva de la Biblia?

En principio estoy de acuerdo con tu afirmación:

“No creo que sea posible una interpretación "objetiva" de la Biblia que a todos pueda convencer” (Josep Lluís Mira).

En mi opinión, el matiz que hace verdadera esta afirmación es la oración subordinada –“que a todos pueda convencer”.

Por tanto, a mi modesto entender, sí puede existir un cierto conocimiento objetivo sobre cualquier campo, en el que haya suficientes datos e información fidedigna, verdadera, auténtica, etc. Si la Biblia es Palabra de Dios contendrá los suficientes elementos de juicio para que exista coincidencia en una mayoría para entender e interpretar lo que hay escrito en ella. Porque un mismo texto no puede a la vez afirmar una cosa como verdadera y al tiempo expresar lo opuesto. De lo contrario no existiría el conocimiento ni la ciencia ni nada, todo sería según el cristal con que se mira.

Las diversas interpretaciones, mayormente, surgen cuando se ponen en entredicho ciertas partes, incluso libros o epístolas enteras, que aunque aceptados como textos canónicos por la totalidad de la cristiandad, siempre hay grupos  de creyentes críticos, eruditos o no, que no los aceptan. Además, los seres humanos adoptamos dos posturas diferentes ante la Revelación. Una, de sumisión y aceptación a ella, y otra muy distinta, que trata de explicar e interpretar desde la lógica y razón humanas el claro mensaje del Evangelio, pero que esconde un misterio revelado a los hombres difícil de entender, desde su materialidad o razón humana.

Pondré un ejemplo para clarificar lo que estoy diciendo. El mensaje del Evangelio, con el que la mayoría de la cristiandad está de acuerdo, es que Dios se hizo carne en Cristo, y que murió en una cruz a causa del pecado de la humanidad.

¿Es esta una interpretación objetiva, entendiendo por ello, la que se ajusta mejor al Espíritu y la letra de la Revelación Neotestamentaria?

Por supuesto que existen otras interpretaciones, pero la cuestión sigue en pie, ¿cuál de todas ellas se ajusta mejor a lo que realmente enseña la Palabra de Dios?

Si no fuera posible saber eso entonces nadie podría estar seguro de lo que cree. Las razones por las que surgen distintas interpretaciones son varias. Primero, por falta de fe en la veracidad y fidelidad del texto que poseemos con el original escrito por sus autores. Segundo, porque anteponemos nuestra razón y nuestra lógica a las de Dios. Tercero, porque nos falta humildad para someternos a la Revelación Divina.

Siguiendo con el anterior ejemplo, cuando el propio Jesús afirma que vino “para dar su vida en rescate por muchos” (Marcos 10:45),y que es necesario “que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones” (Lucas 24:47)¿está hablando claro Jesús? ¿Qué está afirmando Él? ¿Caben distintas interpretaciones no contradictorias sino complementarias? ¿Cuál sería la interpretación más objetiva, la que no se dejara influir por ideas preconcebidas, racionales, etc.?

Marcos 10:45: Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

Lucas 24:45-47: Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras;  (46)  y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; (47) y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.

Todos estos textos son palabras que Jesús pronunció en dos momentos distintos de su estancia en la Tierra. El texto de Marcos 10:45 antes de su muerte, y el de Lucas 24:45-47, cuando resucitó y se apareció a sus discípulos.

¿Qué significan? ¿Cómo se interpretan? El primer texto dice claramente que Jesús da su vida para rescatarnos. Ahora, deberíamos preguntarnos ¿De qué nos rescata Él y cómo se efectúa realmente “el perdón de pecados”? ¿Es necesario, como afirma la Escritura, que alguien pague por los pecados que cometemos, para que haya justicia? ¿Podemos ser declarados inocentes, y ser pasados por alto nuestros pecados sin recibir penalidad alguna por los mismos, sin que nadie ni el propio Jesús cargue con la condenación de nuestras infracciones?
 
Querido José Luis, comparto contigo lo siguiente:

También pienso que es verdad que el creyente, auxiliado por el Espíritu Santo, puede tener bastante confianza en entender correctamente aquellas cosas que el Espíritu le revele (me refiero a la comprensión de la Escritura). Por ello, muchos santos y santas cristianos, tomando como base su comprensión personal y profunda de algún pasaje evangélico, han podido vivir vidas ejemplares (al menos en parte....). (Josep Lluís Mira).

Por tanto, dejemos que el Espíritu Santo nos hable por medio de la Sagrada Escritura, puesto que fue inspirada por Él. Tratemos de ser imparciales, y no llevados por los sentimientos, y, entonces, puede que nos sorprendamos al darnos cuenta que la Biblia declara algo distinto de lo que a veces queremos que diga.

Siguiendo con el ejemplo inicial de la interpretación de la muerte de Jesús, si aún nos quedaron dudas de lo que quiso decir nuestro Señor Jesús, es cuando debemos acudir a la interpretación de sus apóstoles; pero, por favor, dejemos aparte, el imperioso deseo de forzar a la Palabra de Dios para que apoye nuestra creencia o convicción.

1ª Corintios 15:3: Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;

1ª Corintios 15:20-22  Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho.  (21)  Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.  (22)  Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.

2ª Corintios 5:14-21  Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron;  (15)  y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. […].  (17)  De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.  (18)  Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación;  (19)  que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.  (20)  Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.  (21)  Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Y si alguno piensa que san Pablo está trasnochado porque todavía está anclado en el AT, yo no lo creo en absoluto, pero si alguien duda de la veracidad e inspiración del gran apóstol Pablo, que crea a san Juan, ó a san Pedro:

1ª Juan 2:2: Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

1ª Pedro 1:18-23:  sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata,  (19)  sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación,  (20)  ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros,  (21)  y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios.  (22)  Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro;  (23)  siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.

Y si sigue dudando, que continúe leyendo el libro de Hebreos. Y si aún no quiere aceptar la evidencia bíblica, que no la acepte pues ahora, gracias a Dios, ya no existe la Inquisición, que nos podría quemar en la hoguera, después de someternos a los peores tormentos a fin de que reconociésemos nuestro error, y para que asumiéramos la “verdad” que ellos querrían imponernos.

Hebreos 9:24-28: Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios;  (25)  y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena.  (26)  De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.  (27)  Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,  (28)  así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.

Hebreos 10:10-14: En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.  (11)  Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados;(B)  (12)  pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,  (13)  de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies;  (14) porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

3. No pretendo haber comprendido “el sentido objetivo, profundo y pleno de toda la Escritura”

Querido amigo, yo no pretendo haber comprendido “el sentido objetivo, profundo y pleno de toda la Escritura”, pues si eso creyera sería un fatuo. Dios, en su infinita sabiduría, nos ha proporcionado una Revelación riquísima, sublime y profunda tan insondable como su propio Autor. Comparto contigo “que el camino de la ciencia humana sea en verdad inacabable (lo cual, al fin y al cabo, nos proporciona abundante entretenimiento para nuestras inquietas mentes)”. Pero yo me referiría, no a “la ciencia humana, sino a la Divina, a la Ciencia de la Salvación en Cristo.

Prosigo transcribiendo los últimos párrafos de tu correo:

La pretensión de que una persona pueda comprender el sentido objetivo, profundo y pleno de toda la Escritura y enseñarlo a otros, me parece un objetivo demasiado ambicioso, ya que exigiría que dicha persona permaneciera siempre en un estado de "iluminación espiritual" (similar a la de aquellos que escribieron los Libros Sagrados). Creo que sólo el Papa (y no te lo tomes a mal....) ha reivindicado la seguridad de interpretar de modo infalible las cuestiones de doctrina y moral (lógicamente en base a una supuesta interpretación infalible de la Escritura, que en sí se reserva la Iglesia Católica). En realidad, todas y cada una de las Iglesias han surgido de una pretendida "mejor interpretación" de las Escrituras y pretenden "poseerla" en cierto modo (el grado de fanatismo de cada una de ellas sería equivalente al grado de seguridad en poseer dicha interpretación infalible). (Josep Lluís Mira).

Como acabo de escribir arriba, comprender “el sentido objetivo, profundo y pleno de toda la Escritura” debe ser el propósito no solo de esta vida sino de la venidera. Pero que no hayamos llegado a la plenitud del conocimiento no es óbice para que obedezcamos el claro mandato de Jesús de predicar el Evangelio a todas las naciones, “enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado” (Mateo 28:20).

Mateo 28:17-20: Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban.  (18)  Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. (19) Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;  (20)  enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Marcos 16:15-16: Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. (16)  El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.

Nadie es infalible, ni siquiera el Papa. Si él fuera infalible no respaldaría tantas doctrinas no bíblicas que sostiene la Iglesia Católica como dogmas de fe con su beneplácito. Que el Papa y su Iglesia desde hace muchos siglos han reivindicado su infalibilidad en materia de fe y doctrina es un hecho histórico, pero eso no prueba su infalibilidad. Como dijo Jesús, por sus frutos los conoceréis.

Refiriéndome al Papa, no como una persona determinada sino al cargo o titulo que se arroga ¿No es una suplantación de la gloria que corresponde solo a Dios permitir que le llamen “Su Santidad”, o “Padre Santo”? ¿No es Dios el único que puede recibir el titulo de Padre Santo? Veamos lo que dice la palabra profética más segura que es la Palabra de Dios, y como ella delata a los que se hacen pasar por Dios en la Tierra, o por Vicario de Cristo (Vicarius Filii Dei), que solo corresponde al Espíritu Santo:

2 Tesalonicenses 2:3-12: Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición,  (4)  el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto;(B) tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.  (5)  ¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto?  (6)  Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste.  (7)  Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio.  (8)  Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida;  (9)  inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, (10)  y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.  (11)  Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira,  (12)  a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.

Lo que afirmas “para terminar”, amigo José Luis, tienes toda la razón, el que pretenda ser infalible está ocupando el lugar de Dios. Es profética tu afirmación porque se corresponde con lo que profetiza san Pablo que ocurriría, y que he citado anteriormente.

"Así que, para terminar, mi posición es que las Escrituras suministran una guía de vida y doctrina que debemos considerar procedente de Dios y llena de inspiración divina. Pero, por otra parte, la pretensión de entenderlas completamente sería equivalente a "vaciarlas" de su carácter sagrado; sería algo así como pretender que un intérprete humano pudiera ubicarse en el lugar de Dios.

Es por todo ello que creo que sólo caben comentarios parciales (con nombres y apellidos) a las Escrituras y que la posible inspiración del Espíritu (en cuanto a nuestro comentario o interpretación) sólo podrá probarse a través de los frutos que produzca en nuestra vida y en la de otras personas.

Bueno..., no se si me he expresado, pero al menos lo he intentado.

Saludos en Xto"

Josep Lluis


Don José María Castillo, en su artículo citado antes –“El Dios de Jesús, el Dios de Pablo”– afirma que “Según es el Dios en el que uno cree, así es la fe que tiene. Y así es también la vida que vive”.

Eso lleva a preguntarme ¿qué Dios es el verdadero? ¿El que pasa por alto los pecados sin condenarlos y sin aplicar justicia alguna? O, por el contrario, ¿El que afirma que “la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús” (Romanos 6:23)?

¿Es un Dios falso y cruel el que entrega "a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3:16)? ¿No dijo Jesús que “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.” (Juan 15:13)? Aún más inconmensurable e inconcebible para el ser humano es que Dios muestra su amor para con nosotros cuando éramos sus enemigos:

Romanos 5:6-11: Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. (7) Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. (8)  Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. (9)  Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. (10) Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. (11) Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación.

Si se rechaza que la muerte de Cristo fue expiatoria de los pecados de cada individuo, entonces deberíamos arrancar las hojas de la Biblia que hablan de ese tema, lo que equivale a reducir  a menos de la mitad el Nuevo Testamento, y a mutilar el Antiguo, eliminando toda mención a los sacrificios expiatorios de animales, que representaban al “Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29).

Hebreos 9:24-28: Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios;  (25)  y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena.  (26)  De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.  (27)  Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,  (28)  así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.

Hebreos 10:10-14: En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.  (11)  Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados;(B)  (12)  pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,  (13)  de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies;  (14) porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

4. Conclusión

Sin duda, las causas de que existan tan enorme cantidad de interpretaciones no se deben a la falta de claridad, indefinición o inconcreción de los libros de las Sagradas Escrituras. Sino, mayormente, a razones de lógica y sentimiento humanos, siendo la más importante la falta de fe en que ellas sean totalmente inspiradas por Dios. Sin embargo, los creyentes deberíamos estar seguros y convencidos de que la Biblia, aunque escrita por seres humanos, es verdaderamente Su Palabra, porque “los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu santo”. (2ª Pedro 1:21). Si a esto le añadimos que algunas religiones cristianas consideran a la Tradición patrística como parte integrante de la Sagrada Escritura, y de igual o superior rango que ésta, no es de extrañar que hayan surgido y surjan tan variadas y variopintas interpretaciones, como las citadas en este artículo.

En resumen, la interpretación objetiva de la Biblia, entendiendo por ello, la extracción del sentido lógico, natural y literal de los pasajes en su contexto, es posible, como lo demuestra la mayoritaria coincidencia que existe sobre los temas fundamentales en que se basa el cristianismo. Otra cosa muy distinta es que puedan existir multitud de puntos de vista, tantos como personas existen en este mundo, porque la imparcialidad, objetividad abundan menos desgraciadamente, que los prejuicios, ideas preconcebidas, partidismo o ansia de que la Revelación bíblica esté de acuerdo con nuestra idiosincrasia, sentimientos y razones humanas.

 

Bendiciones

 

Carlos Aracil Orts
www.amistadencristo.com

 

Si deseas hacer algún comentario a este estudio, puedes dirigirlo a la siguiente dirección de correo electrónico: carlosortsgmail.com

 


Referencias bibliográficas

* Las referencias bíblicas están tomadas de la versión Reina Valera de 1960 de la Biblia, salvo cuando se indique expresamente otra versión. Las negrillas y los subrayados realizados al texto bíblico son nuestros.

1. POR QUÉ MURIÓ Y POR QUÉ LO MATARON Fray Marcos http://www.feadulta.com/Ev-MR_B_20-ramos.htm
2. EL DIOS DE JESÚS, EL DIOS DE PABLO. http://josemariacastillo.blogspot.com.es/2010/09/el-dios-de-jesus-el-dios-de-pablo.html

 

 

 

 

<Anterior><Arriba> <Siguiente>

 

Usted es el visitante: